"DIGNO" Pastor Thompson
2 TIM. 2:11-15


"Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; Si sufrimos, también
reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. Si fuéremos infieles, él permanece fiel.
El no puede negarse a sí mismo. Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan
sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyhentes. Procura con
diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene que avergonzarse, que usa bien la
Palabra de verdad."
Mi abuelo, Pete Shubert, vino de Alemania cuando era muy joven. Tuvo muy poco de los bienes de
este mundo, pero le conocía al Señor y le servía. Era victorioso sobre los problemas, adversidades, durante
la Sequía grande en Oklahouma, se llamaba "The Dust Bowl," (La Olla del Polvo). El sembraba trigo y
predicaba el Evangelio y dejó un ejemplo grandísimo. Jamás, no se debilitaba sus ruerzas y determinación.
Era él uno de mis mejores ejemplos, modelos. Me recuerdo bien la vez que nos vistaba en Idaho. Fue conmigo en mi trabajo y le encontró al Gobierno. En su preparación de salir para Oklahouma, me dió un abrazo fuerte, como aquellos, y en su muy pobre inglés me dijo:"Estoy muy orgullos de tí. ¡Qué bendición!
¿Qué clase, tipo, de obrero eres tú? Tal vez eres un bueno obrero en el lugar en donde trabajas, pero, esta clase de buen trabajo te ganará solamente una poca de apreciación, ó, aún, tal vez, una promoción en la companía, Son cosas importantes, pero, ¿Qué de tu trabajo para el Señor? A veces, me parece que
menciono este asunto, le diferencia entre lo temporal y lo espiritual, que unos oyentes se van a cansarse
de oirlo. Pero, es de la importancia suprema...todos tenemos que estar delante del Señor y dar cuentas
de todo hemos hecho aquí. Lo que haces en tu trabajo mundano aquí no tendrá valor allá. Pablo insistía
que Timoteo fuera fiel en enseñandoles, acordándloes, estas cosas de la Palabra.
Pablo estaba esribiendo esta carta a su hijo en la fé, Timoteo. Estaba animándole a Timoteo seguir
con la enseñanza de la Palabra que tiene valor eterno, ambos, la Palabra misma, y el enseñarla. Pablo dijo
que las personas no deberían argumentar, discutir. Hay verdades fundamentales que se deberían ser
expresados, enseñados, pero, muchas plácticas, discusiones, de llamados "espirituales," no tienen valor
alguno. De hecho, Pablo dice que les dañan a los oyentes. Tal vez, uno pueda pensar, "¿Estaría Jesús
diciendo lo que digo y como lo digo? Si no, no se debe hacerlo.
Pablo le dice a Temoteo lo que uno debería hacer para ser obrero digno. Era, hacer lo mas posible
para presentarse delante de Dios como uno aprobado por Dios. Y, de cierto, Aquél delante de Quién
hemos de presentarnos es el Creador, Dios del universo. Es un pensamiento profundo, ¿qué diré yo
cuándo esté delante de Dios dando cuentas de mi vida terrenal? ¿Qué puedo decirle a Dios para que me dijera: "Bien hecho, siervo fiel, digno?" Debemos tener en mente siempre este cuadro.
La obra que Pablo le dice a Timoteo es usar, manejar, enseñar, bien la Palabra de Dios. Recuerdo de una señorita que quiso "ganar" cuando menos, 30 personas al Señor en un año. Compró 30 Biblias, folletos bíblicas. Los tenía en su carro cuando hubo un accidente grandem y se murió la muchacha. En el funeral,
ocho de estas Biblias fueron dadas a personas que respondieron a la invitación del pastor, y fueron
salvos. Ella fue un obrero digno, fiel, aún en su muerte. Puedo imaginarme de la Invitación del Señor a
ella; "Bien hecho, sierva fiel, digna."